26 de octubre de 2016

Siempre tendremos Manali (dia 3)

¡Sigamos rompiendo el inglés! (Al menos yo no digo "How'z you?")

Let's break English again! (At least I don't say "How'z you?")

#SquadSelfie
Esta es la historia del último día en Manali y mi última entrada rompiendo el inglés por ahora. Van a descansar de mí, ¡por fin! O no, porque la verdad es que me voy de viaje mañana otra vez y, evidentemente, van a tener que oír más de mis aventuras. Qué importa que este no sea un blog de viajes, lo será de momento. Bueno, mi último día en Manali empezó con sueño. También un paisaje hermoso en la ventana, pero sobre todo con sueño y con Disha grabando un vlog con mi cara medio viva y media muerta. O al menos eso recuerdo, porque el día anterior nos habíamos dormido a las 4am de la mañana. 

This is the story of the last day in Manali and my last post breaking english for the moment. You are going to rest, finally! Or not, because the thruth is that I'm going on a trip again tomorrow and, obviously, you're going to read my advendtures. It doesn't matter that this is not a blog about travels normally, it's going to be a blog about travels right now. Well, my last day in Manali started really sleepy and with Disha recording a vlog with my half-dead face in it. At least, that's what I remember, because we went to sleep the day before at 4am. 

Después de despertar y sufrir despertando a los chicos (que parecían pegados a su cama), teníamos ante nosotros un hermoso... medio día por delante. No digo ya día porque no es cierto. Así que salímos de casa, compramos fruitcake, lays y nos dispusimos a caminar con rumbo a tirarnos de un parapente. A ver, yo que tiemblo cada que me voy a tirar de la tirolesa, aunque me gusta, y que soy completamente inútil para hacer trekking pero igual lo hago (¿no les he contado mi experiencia en e Tepozteco? Todavía no sé si eso va en los mejores o en los peores día de mi vida), estaba ahí dispuesta a tirarme de un parapente porque no importa lo asustado que estés en ese momento, es algo que no te vas a perder nada más por miedo. Es literalmente volar.

After our diffucult waking up and all the time we spent waking the guys up because they were actually pasted to their bed, we had a beautiful... half day in front of us. I cannot say day because it would be inaccurate. We just left the house, bought some fruitcake, lays and we got ready to do paragliding. Picture me ― and I'm scared of everything like that, even though I like the experiences and me, as I'm useless for trekking, but meh, I still try; have I told you about my day in the Tepozteco? I'm still don't know if that day can be categorized in the best or the worst days of my life. But I was there, ready to do paragliding because it didn't matter how scared I was, that was a experience I was not going to miss only for that. It's flying in the sky.


Bueno, ya hablando de cómo es volar en parapente, en serio, de verdad, no tengo palabras para describir la sensación. Ya estando arriba, sentados y esperando a que el viento nos fuera favorable, no me acuerdo en qué estaba pensando. Yo fui la tercera, grité un montón porque, bueno, correr hacia el vacío requiere de un poquito de adrenalina y me estrellé un poco al aterrizar. Volar y ver todo tan lejos es una sensación que todavía no puedo describir, así que se conforman con las fotos.

Well, talking about how is really paragiding, really, for sure, I have no words to describe the sensation. Being in the top of a mountain, waiting for the wind, I don't remember exactly what I was thinking. I was the third that jumped, I screamed a lot because you need a little adrenaline if you're going to run towards the border of the mountain. Also, I crashed a little in my landing. To fly and to see everything from the top is a sensation I cannot describe, so the photos will do. 



Para un lado

Mejor pa'l otro


Esa soy yo, ¡mamá, estoy volando!

Also me flying

Dabbing in the air


Después regresamos a la casa y nos dirigimos en taxi al Mall Road de Manali para, quizá, buscar algún souvenir y comida. Sobre todo comida. Nosotros, no importa qué, siempre tenemos hambre. En la búsqueda de souvenir, Disha nos compró unos llaveros y casi nos rompe el kokoro de los feelings y nosotros nos compramos una placa para nuestra casa que probablemente ya vieron en en el blog. Pero igual voy a volver a poner la foto para que la vean. 

After that we walk again to the house and, from there, we took a taxi to Manali Mall Road in order to, maybe, search some souvenirs and buy some food because we are always hungry, no matter when you ask. We are. While looking for the souvenir, Disha bought us three keychains that says #Squad and she broke our fragile kokoros. We bought a plaque for our house that you have probaby already seen in the blog. But I'm still going to put the photograph again so you can see it. 

#SquadGoals
Nos tomamos esa foto en un restaurante que, según Brandon, tenía un aura japonesa. Comimos allí. Bandon tomó un montón de selfies estúpidas y, antes de volver a casa, compramos snacks para el camino. Para variar, nos dormimos temprano ―Disha y yo, los chicos directamente no durmieron― y despertamos a las cuatro de la mañana para tomar un camión muy muy temprano. Es el peor camión que he tomado en toda mi vida y miren que los he tomado malos, así que en realidad no quiero hablar de eso. Quiero quedarme con las cosas buenas, como las estrellas en Manali que vimos mientras casi nos congelábamos, la sensación que tienes cuando estás volando, la idea de que estabamos fiesteando en los Himalayas, las vistas, las montañas. Quiero quedarme con eso, para siempre.

We took that picture in a restaurant, that, according to Brandon, had a japanese feeling. We ate there. Brandon took a lot of silly selfies and then we went back, after buying snacks for the way back. We slept early, for a change ― Disha, me, the guys didn't sleep at alll ― but we woke at 4am to take a bus in the early early morning. That bus was tragic, the worst bus I've ever taken and I've taken pretty shitty buses, so I don't to talk about it really. I want to keep the good things, like the stars in Manali that we watched almost freezing in the roof, the idea that we were partying in the Himalayas, the sights, the mountains, the feeling you get when you're flying, the good company. I want to keep that, forever.

19 de octubre de 2016

#NiUnaMenos


No sé cuando empecé a ser consiente de que a las mujeres nos mataban por ser mujeres. Crecí escuchando las noticias de las muertas de Juárez sin saber exactamente por qué eran noticia o por qué era tan importante remarcar que eran mujeres. Crecí también, creyendo que si un chico te molestaba era porque le gustabas. Todos juraban que eso era verdad, que estaba bien que un chico te jalara las trenzas porque eso significaba que le gustabas. No importaba que tuvieras cinco años, estuvieras en pre primaria y no supieras lo que significaba gustarle a alguien. Pero también tuve suerte. Tuve padres que me dejaron tener los juguetes que quise sin decirme que algo era de niñas o de niños. Me dejaron tener espadas, carritos y a todas las princesas que quise. Pero mientras yo crecía en esa burbuja, a las mujeres ya las estaban matando por ser mujeres. 

Así que perdonarán que hoy haga un pequeño paréntesis en mis aventuras en la India y hable de un tema que nos afecta a todas. Y a todos. Porque somos la mitad de la población y nos matan por ser el sexo débil, por decir que no, por rechazar a alguien, nos matan porque ya nos violaron, nos matan porque igual creyeron que lo íbamos buscando como íbamos vestidas, nos matan porque cortamos con alguien. Busquen las historias, los nombres. A las muertas las mataron sus ex novios, sus ex maridos, sus parejas, sus violadores.

Ayer explotó algo y hoy declararon paro de mujeres. Total, si no importamos, que produzcan sin nosotras, ¿no? Si la gente se indigna más por un graffiti en una pared (vandalismo, sí, si quieren) que nuestras vidas yo también quisiera ser pared para que la gente se escandalizará así cuando me toquen sin mi permiso. En vez de eso, me dicen exagerada, loca, feminazi. Todo eso, si quieren, pero me da miedo caminar sola de noche, me cambio de acera si me sigue algún hombre y siempre tengo el celular en la mano por si algo pasa. Pero de repente ayer me detuve a ver a la gente, sobre todo a los que estaban sorprendidos de que fuéramos tantas mujeres enojadas y de que lo estuviéramos tanto. ¿A poco no se dieron cuenta de que nos están matando?

Los números son claros. Al día, en México, siete mujeres son víctimas de feminicidios al día. Feminicidio es considerado como tal si la víctima presenta signos de violencia sexual, si tiene lesiones o mutilaciones, si existen antecedentes de violencia familiar, laboral o escolar de su agresor, que haya existido una relación sentimental o amenazas, entre otras características. En el Estado de México, durante los primeros meses de este año, ya había 121 casos de feminicidio. Y la cosa no es sólo en México. Es un problema que está afectando a toda latinoamérica, a todo el mundo. Nos están matando y a la vez están sorprendidos de la rabia, del enojo. Están indignados porque en Argentina rayan paredes, pero no porque nos matan todos los días. En fin, no juzgo. Cada quien tiene derecho a indignarse por lo que le de la gana. Nosotras también.



Si nos están matando, lo lógico es que alcemos la voz.

Ya me han explicado que en vez de indignarme por los feminicidios, debo de indignarme por las niñas en Somalia o las mujeres en Arabia Saudí. Por ellas también me indigno. También son mujeres, también sufren la violencia ―mucho peor que yo, porque ellas no tienen las oportunidades que yo, no les tocó mi vida medio privilegiada, no les tocó mi familia, ni mi educación y mucho menos mis oportunidades―. Me duelen. Pero reclamar los derechos no es algo excluyente. No le estoy negando nada a nadie, no estoy atropellando la libertad de nadie. Porque la verdad es que tengo miedo. A mí me dijeron que en la India tuviera cuidado y lo he tenido ―aunque me da rabia, todavía, decirle a un hombre que le conteste al chico que me está acosando o que no me pierda de vista en una fiesta porque tengo a un stalker a cinco metros o no andar sola muy de noche― pero donde vivo en México, donde está mi casa, zona supuestamente segura donde no pasa nada, van más de seis chicas desaparecidas y encontradas muertas en menos de dos meses. ¿Cómo no voy a tener miedo?



A pesar de todo, todavía hay quien insiste que en vez de #NiUnaMenos debería ser #NadieMenos. Mire usted, cuando ande caminando de noche en la calle, con miedo, con celular en la mano, o con las llaves, cuando mejor no salga porque le podría pasar algo, cuando a usted le digan que se lo andaba buscado por la ropa que traía o cuando la sociedad entera insista que cuando una mujer dice que no, en realidad quiere decir que sí, pero se está haciendo la difícil, entonces viene y me dice #NadieMenos. Porque disculpe usted, pero nos están matando.

Es que es bien chistoso. Nada más se les ocurre venir a reclamar sus derechos cuando a las mujeres nos da por reclamar los nuestros. Yo ya entendí que me van a decir exagerada y feminazi, que algunos hasta se atreveran a decirme que las mujeres calladas se ven más bonitas, pero ya no puedo entrar a ese juego y ya no quiero. Hoy la cosa se trata de las mujeres, de nuestras historias, de que no seamos un número. Decir que asesinan a 7 mujeres en México al día por el hecho de ser mujeres es impactante, pero no deja de ser un número. Póngales cara, nombre, edad e historia a las víctimas. Pueden encontrar una recopilación en Facebook, de donde la mayoría de los casos son de Argentina, si no, sólo sigan las noticias.


En fin, hoy quiero que piensen que ya ha sido suficiente y que si nosotras no gritamos por nuestras vidas no lo va a hacer nadie. #NiUnaMenos. Aunque haya a quien le duela.

14 de octubre de 2016

Siempre tendremos Manali (día 2)

... o cómo despertar después de dormir a las 4am. Historia de nuestras vidas.

... or how to wake up after sleeping at 4am. Story of our lives.

Love you, guys
Después de haber roto el inglés y el español suficientes veces la entrada pasado todavía no me doy por vencida y sigo escribiendo en bilingüe. De hecho, si no rompiera tanto el francés y supiera como conjugar sin hacer que mis maestras de francés se horrorizaran, igual y era trilingüe. Pero bueno, bienvenidos a Manali, día 2. Si todavía no se aburren de leer mis indiaventuras, muchísimas gracias. Si sólo vienen aquí porque hablo ―escribo― de libros, vuelvan luego.

After having broke English and Spanish enough times in the other post, I haven't give up and I'm still writing in two languages. Yay for me. In fact, if my writing in French was a little better ― if I didn't suck at usding verbs ― maybe I would try. Well, so..., welcome to Manali, day 2. If you're not tired of reading my indiadventures, thank you so so mucho. If you only come here because I talk ― write ― about books, try another day. 

Yo me desperté considerablemente temprano, si consideran que me dormí como a las dos de la mañana con algo de minutos, todavía oyendo a los otros dos chicos hablar en su balcón. Hablaron hasta las 4am, así que en la mañana parecían más cadáveres que personas vivas (lo siento, es verdad). Nuestros anfitriones nos hicieron el desayuno ―huevos revueltos y leche o chai calientito―. La idea de ese día era ir a tirarnos al vació en parapente, pero el clima no nos ayudó, había demasiado viento y nubes, así que lo dejamos para el día siguiente y decidimos caminar de nuevo por el mismo camino del día anterior, sólo que esta vez, con dirección a un templo. Hadimba Temple en Manali, de hecho.

I woke up considerably early, if you consider I slept at 2 am with *x* minutes, still hearing at the other two guys talk in their balcony. They talked until 4am, so in the morning they looked like corpses instead of alive human beings (I'm really sorry, but it's true). Our hosts prepared us the breakfast ― scrambles eggs and hot milk or chai. The plan that day was to do paragliding, but the weather didn't help: there was too much wind and too many clouds in the sky, so we just left it for another day and we decided to walk in the same road the day before, headed towards a temple. Hadimba Temple in Manali, in fact.


Mexicans in India
El squal completo // The complete squad




Casi todos los niños en Manali eran amables y nos decían hola, algunos preguntaban nuestro nombre. Los de la última foto nos dijeron hola, que bajáramos y, cuando uno lo intentó, le gritaron que no. Niños raros. Pero bueno, ahí tienen las fotos del camino que recorrimos ese día... que fue exactamente el mismo que la vez anterior, pero con distintas tomas. ¡JÁ! Por si no se han aburrido de ver fotos, aquí tienen más.

Almost every kid in Manali was nice to us and they said "hello!" every time, some of them asked our names. The ones in the last picture said hello to us and then told us we should go down with them; when one of us actually tried, they shouted "don't come!" Weird kids. Well, there you have the pictures of the road we walked that day... Yes, it was the same road as Day 1, but the pictures are different. HA! In case you still want to see more pictures, here they are.




Llegamos al mismo lugar que la última vez, donde compramos algunos snacks y botellas de agua y de ahí tomamos otro camino hacia el templo. Para ese entonces uno de mis pies dolía bastante y por alguna razón estaba más muerta que viva. Imaginen mi cara al darme cuenta que para llegar al Hadimba Temple tenía que subir unas escaleras demasiado empinadas y demasiado largas para mi dolor de pies (aunque no tan largas como las de Malinalco, su zona arqueológica tiene más de 400 escalones). Pero, al llegar al templo y descansar un poco, todo valió la pena. 

We arrived at the same place the last day, we bought some snacks and bottles of water and we took the road to the temple. At that moment, my right foot hurt a lot and for some reason I was more death than alive. Just imagine my face when I saw the stairs I needed to climb in order to reach the Hadimba Temple: too many steps for me ― although Malinalco is worse, its arqueologic zone has more than 400 steps. But, we reached the temple and we rested a little while, I discovered, it had been worth it. 

Escaleras del infierno // Stairs from hell



Justo afuera del templo había un yak al que te podías subir y tomar fotos. Le tomamos una foto al yak y pagamos la increíble cantidad de nada. 

Just outside the temple there was a yak, to take photos with. We took a picture of the yak and pay nothing. 


Además, hay mujeres cargando tiernos y gordos conejos. No los toques, no los cargues si te los ofrecen, no hagas nada. Te cobrarán si lo haces. Te puedes tomar foto con una serpiente, pero cuesta 100 rupias y igual yo odio las serpientes, así que no hay problema. Intentamos entrar al templo, pero la fila era demasiado larga y en vez de eso sólo merodeamos afuera de él y vimos a la gente.

Also, there is women with fat and cutie rabbits. Don't touch them, don't carry them if they offer to you, do nothing. The women will charge you. You can take pictures with a snake, but it cost 100 rupees and I hate snakes, so no problems there. We tried to go inside the temple, but the queue was too long, so insted of going inside, we just roam around a little watching the people.

Grabando un vlog // Recording a vlog
Hadimba Temple



Después caminamos un poco por los alrededores y encontramos unas bonitas rocas para posar y tomarnos fotos, porque sí, nos gusta mucho tomar fotos y tomarnos fotos. Por esto de documentar la vida en la India y esas cosas.

We walked a little and we found *beautiful* rocks to pose and take photos, because yes, we like to take photos of ourselves and the things we see in India. Just to document out life in India and that stuff.

Squad photo!
Dog, look at the camera, godammit!
International cuties in India

Teníamos hambre así que decidimos volver a casa. Decidimos que nosotros cocinaríamos algo porque, después de todo, nuestros anfitriones nos habían hecho el desayuno. Pero claro, entre decidir ir a casa y llegar a casa hay un trecho largo y bastantes aventuras qué contar. Resulta que íbamos caminando por la calle en dirección al sitio de taxis cuando nos topamos con una bonita estación de bus en el camino. Muy rústica, miren. 

We were hungry, so we decided to go back at home. We decided we wanted to cook ―Maxime y yo, que sabemos cómo― because after all, our hosts prepared the breakfast for us. But of course, deciding something and actually doing it it's a different think and I still have a lot of adventures to tell. We were walking towards the taxis when we found this cute bus station in the road. Very rustique. 


Nos paramos allí y alguien perdió una botella del otro lado y Brandon saltó y todos acabamos saltando y entrando en el parque del otro lado. Nos tardamos un poco y nos encontramos a nuestro vecino del piso de arriba en nuestro departamento, lo saludamos, caminamos por ahí, Brandon tomó fotos raras y después nos salimos. Nada más que contar, excepto que Maxime abrazó a un árbol. 

We stopped there for a while and someone lose a water bottle in the other side and Brandon jumped and we all ended up jumping and entering the park in the other side. It took a little while, so we met our neighbor in the floor above us in our apartment, we said hello, we walked around there, Brandon took weird pictures and then we went out. Nothing else to say, except that Maxime hugged a tree. 


Después de eso, en vez de dirigirnos a casa, nos detuvimos en el centro de Manali, lleno de gente, de luces, de restaurantes y tiendas. También de niños y adolescentes que estaban allí en viajes escolares, familias de turistas comprando cosas y un restaurante de comida punjabi que le dio pesadillas a Maxime. Acabamos comiendo snacks en una tienda curiosa donde encontramos cosas que nunca antes habíamos visto en la India: té inglés de verdad ―Earl Grey y English Breakfast Tea―, Toblerone y un intento de baguette que, por supuesto, no era una baguette y sólo logró que Maxime tuviera más pesadillas ―y eso que todavía no les he contado nada sobre la cara que pone cuando ve que en una tienda ponen English Wine.

After that, instead of going home, we stopped in Manali's downtown, full of people, lights, restaurants and shops. Also, full of kids and teens in school trips, tourists buying souvenirs and a restaurant that served punjabi food and gave nightmares to Maxime. We ended up eating snacks in a store where we found stuff we have never seen in India: real english tea ― Earl Grey and English Breakfast Tea ― Toblerone and a failes baguette that, again, gave Maxime nightmares ― and I haven't told you yet about the face he makes when he sees a store that sells *English Wine*. 

Brandon y un pastor alemán
¡Parece navidad! // Looks like Christmas!
El squad caminando, como siempre // Squad walking, as always.
La tienda // The store
Después de eso fuimos definitivamente a casa y ya no tengo más fotos, pero hay videos que algún día verán en Youtube, lo prometo. Todavía teníamos mucho por hacer. Como ponernos a bailar en medio de la sala. Disha, de hecho, demostró sus habilidades para bailar todo: árabe, bollywood, kpop, Shakira, Enrique Iglesias y hasta twerking. #SquadTwerkingInManali. ¿Quién de nosotros hubiera pensado que iba a acabar bailando así en los Himalayas algún día? Yo, por ejemplo, soy la primera persona de mi familia que viaja a Asia, al menos que yo tenga conocimiento. No, todavía no acabo de contar este día... si supieran la resistencia que tenemos para no dormir...

After that we went home, definetively and I have no more photos but there are videos that you are going to see sometime in Youtube, I promise. We still had plenty stuff to do. Like dancing in the living room. Disha, in fact, showed her talent to dance absolutely everything: arab, bollywood, kpop, Shakira, Enrique Iglesias and twerking. #SquadTwerkingInManali. Which one of us had ever thought we were going to end up partying in the Himalayas? I am the first one in my family who has ever travelled to Asia, for example. No, I still cannot finish with the second day in Manali... If only you knew how much time we can be awake...

Vimos Whiplash, una película que me causa estrés, cocinamos unas cuantas papas fritas de la manera en que mi mamá las hace ―no estuvieran tan mal― y unos huevos sin casi aceite ―cómo lo logramos es casi un misterio―. Y luego fuimos al techo de nuevo a ver las estrellas y hablar, pero esta vez llevamos sillas y cobijas para protegernos del frío. Hablamos. Descubrimos un montón de cosas acerca de los demás. Descubrí que tener amigos en la India es genial y que los voy a extrañar como loca cuando vuelva a México. Además, vimos una estrella fugaz ―muchas, pero esta fue especial― y pedimos un deseo. Y hablamos de como, si en millones de años alguien está allá afuera en el cielo viendo directamente hacia la Tierra, probablemente va a vernos en esa azotea, hablando de cosas profundas. Y luego nos fuimos a dormir.

We saw Whiplash, a movie that actually stresses me, cooked some fried potates the way my mom does it ― wasn't so bad ― and some eggs with almost no oil ― how we managed to do so is still a mistery. And then we went on the roof again to see the stars and talk, but this time with chairs and blankets to protect us from the cold. We talked. We discovered a lot of things about each other. I discovered that having friends in India is awesome and that I gonna miss them like crazy. Also, we saw a shooting star ― many, actually, but that one was special ― and asked for a wish. And talked how, if in million years someone out there in the sky if looking directly to the earth, maybe it's going to see us, in that roof, talking about deep shit. And then we went to sleep.

No, estaba bromeando, nada de dormir todavía.

No, I was kidding. No sleep yet. 

Hubo una pelea de tacos con Brandon y Maxime envueltos en cobijas. Maxime ganó, just for the record. Y sí, hay un video de ello. Porque lo mejor que puedes hacer en la madrugada es ver una taco pelea. Hablamos hasta las cuatro de la mañana y luego nos fuimos a dormir. Tengo que hacer una compilación de todas las tonterías que decimos, sería un éxito.

There was a taco fight with Brandon and Maxime wrapped in blankets. Maxime won, just for the record. And there's a video documenting it. Because the best thing you can do at that time is watch a taco fight. We talked ultil 4am and then we went to sleep. I have to make a compilation of al the shit we say, it would be a success. 

One last squad picture // Una última foto del squad