8 de julio de 2016

Libros mexicanos | Mini reseñas

Esto de poner mini reseñas, cosa que ya había hecho antes, pero no con frecuencia, me están ayudando a recomendar libros que nunca reseñé porque no encontraba qué decir como para llenar una entrada entera. Esta vez quiero hacerle honor a los libros mexicanos. ¿Por qué? Bueno, últimamente, me doy cuenta de que todos los blogs tienen una cantidad exagerada de libros que vienen de Estados Unidos, Inglaterra, a veces Australia, a veces Irlanda. A veces, reseñan libros chinos, japoneses, coreanos. A veces, español (especialmente si el blog es español). Rara, muy rarísima vez, hay africanos, latinoamericanos, o escritores del oriente medio. En un intento de solucionar eso, esta vez voy a recomendar tres libros mexicanos con sus respectivas mini reseñas.

Estos en especial son libros que definen a México y son parte de nuestra historia, no libros cualquiera. Hay algunas omisiones (lamentablemente) pero no podía ponerlos todos. Ya habrá otra ocasión. 

Pedro Páramo, Juan Rulfo


Sinopsis: Años cuarenta del siglo pasado. Alentado por su madre en el lecho de su muerte, Juan Preciado viaja cargado de ilusiones en busca de su padre, a quien no conoce. Pero al llegar a Comala, el lugar donde le dijeron que vivía, sólo encuentra recuerdos... Los recuerdos de todo un pueblo en torno a ese hombre, Pedro Páramo: de cómo se convirtió en el patrón de la hacienda más importante de la región; de cómo mató, extorsionó o utilizó a todos sin escrúpulos; de cómo se enfrentó a la revolución; de cómo, por culpa de su frustrado amor por Susana San Juan, terminó por pudrirse en vida... y Comala entera con él. 

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo

Esa frase es mítica. Así empieza la búsqueda (¿búsqueda?) del padre de Juan Preciado, un tal Pedro Páramo. Pero parece que ya no queda ningún Pedro Páramo, sino sólo una leyenda. Un hombre que usó, abusó, extorsionó y mató. También embarazó. También amó a Susana San Juan. Juan Preciado va poco a poco buscando entres los recuerdos y la leyenda del que fue su padre, en Comala, que parece estar podrida en vida (¿vida?). Más bien, parece que Comala es un pueblo lleno de almas en pena.

Con esa frase de arriba empieza una de mis novelas favoritas. Pedro Páramo debería ser lectura obligatoria en las escuelas, pero ya si quieren me conformo con que sean cuentos de El llano en llamas (también de Rulfo) sólo que sin censurar (alguno lo censuraron en un examen). Más que nada porque me acuerdo de Aura y me imagino que si Pedro Páramo fuera un libro obligatorio, igual un día le toca leerlo a la hija/o de un funcionario. Igual y, quien sabe, al niño no le gusta. Igual y alguien le va con el cuento al papá/mamá. Igual y no saben de que es el libro o igual y sí. Pero igual y lo consideran malo para los niños y pasa lo que Aura y lo prohíben. 

Aunque viéndolo así, se pondría de moda. Las ventas subirían como la espuma (como las de Aura de Carlos Fuentes en su momento) y todos querrían leer Pedro Páramo (ahora sí, de a de veras). Pedro Páramo es la historia de muchos pueblos de México, hundidos en la pobreza y en la miseria, manejados por terribles terratenientes dispuestos a todo. Pedro Páramo es una historia de almas en pena y un poquito de amor (por Susana San Juan). Es salir a buscar un padre (si es que alguna vez lo fue) y encontrarte con su leyenda. Pedro Páramo es México. Y por eso, sólo por eso, por favor, léanlo.

Hasta se los paso gratis si hace falta. Casi como que se los regalo. Pero lean Pedro Páramo, por favor. 

La región más transparente, Carlos Fuentes


Sinopsis: La región más transparente es la primera novela mexicana a la que podemos aplicar el término cosmopolitismo, debido a la tesis que sostiene sobre la conformación de la ciudad a partir de diversos orígenes, ideas y clases sociales. Su título proviene de una expresión de Visión de Anáhuac, ensayo que va y viene de la crónica a la viñeta histórica, del poema en prosa a la estampa costumbrista, escrito por Alfonso Reyes, y que sirve como punto de partida a la novela, ya que utiliza la Decena Trágica (acontecimiento histórico con el que culmina el ensayo) como inicio del rumbo que tomará la vida de los moradores

Este libro también es México. Pero es un México diferente. Pedro Páramo es la miseria de los pueblos y la pobreza. La región más transparente son los nuevos ricos después de la revolución y es la clase media. Es, además, la ciudad de México después de la revolución y un montón de historias entrelazadas unas con otras, de la revolución para adelante. Es esa resignación perpetua de que aquí nos tocó vivir, en la región más transparente del aire. (Sí, de ahí sacó Cristina Pachecho el título de su programa). 

Este libro lo leí en la prepa. Teníamos dos meses, porque todos saben que no tiene poquitas páginas. Lo leí en cuatro días, antes del día de revisión. A mi profesora no le interesaba qué habías entendido o qué habías analizado. Hacía cinco preguntas medio estúpidas a los que se quedaban a la mini evaluación (nombres de personajes, parentescos obvios) y al final te preguntaba tu opinión. Podías ponerle que era el mejor libro de tu vida o una mierda putrefacta, no importaba, pero ya te había hecho leerlo. 

Desde ese día hasta entonces, no me he cansado de decir que sí, La región más transparente es en parte el México post revolucionario. Como que nunca salimos de la revolución, como que nos atacaron los caudillos, el gobierno, los nuevos ricos, los viejos ricos que, milagrosamente, seguían ricos. Como que ahora, en nombre de la revolución, hablan unos y otros. Pero ¿qué significó realmente? Quien sabe. Aquí la protagonista es la ciudad. La región más transparente del aire, qué le vamos a hacer.

La noche de Tlatelolco, Elena Poniatowska


Sinopsis: La noche de Tlatelolco es el testimonio más completo y más emocionante sobre el movimiento estudiantil que cambió la historia de México y sobre el crimen de Estado que le puso fin. A partir de su aparición en 1971, década tras década y generación tras generación, ha sido la fuente primordial para quienes quieren saber qué sucedió en 1968, pues recoge y transmite el clima de enorme alegría que reinó durante el movimiento, su cauda de asombrado dolor y la decisión compartida de no olvidar. El libro de Elena Poniatowska, leído y releído por cientos de miles de personas, es uno de los mayores clásicos en la historia de nuestras letras y su inigualable prestigio se debe a sus extraordinarias virtudes. Bajo la modesta apariencia de una simple reunión de voces recogidas por una periodista, se esconde una inusitada perfección en el arte del tejido, una notable capacidad para transmitir, mediante el recorte y el entramado, Estados de ánimo, ritmos crecientes, gritos y silencios, colores y gestos. En la sencilla prosa coloquial con que la autora toma nota de lo que le dicen sus testigos, late y es perceptible aún hoy, a más de cuarenta años de los hechos que narra, la valentía y la emoción de la cronista y de las voces que recoge; esa valentía y esas emociones encienden las páginas rebeldes, resistentes, de este libro entrañable: un riquísimo y enorme mural de voces que vienen de todos los rincones de la sociedad y que dio vida para siempre a esa noche de sangre y fuego que el gobierno en turno quiso ocultar a toda costa, uno de los momentos más dolorosos de nuestra historia.

Muchos historiadores, intelectuales y pendejos comunes dicen que hay un México antes del 2 de Octubre de 1968 y un México después del 2 de Octubre de 1968. No sé si sea verdad. Yo nací en el '95 así que no tengo ni idea. Dicen que es algo así como antes de Cristo y después de Cristo. Sí, ejemplo pendejo, pero qué quieren, a estas horas mi cerebro está pensando en otras cosas. Bueno, Elena Poniatowska escribió un libro dedicado al 2 de octubre. O más bien, compiló una serie de fotografías, entrevistas y las puso en un libro hablando del movimiento y de la noche de Tlatelolco. Incluso hoy, las cifras exactas de muertos son estimaciones.

Cuando Octavio Paz añadió Postdata al Laberinto de la soledad, tuvo que recurrir a diaros extranjeros para encontrar una cantidad que se asemejara a la realidad, pues en México los muertos no eran más de veinte. Los Bichir aparecieron en una película que se grabó sin permiso y que estuvo prohibida muchísimo tiempo; aún hoy, si quieres ver Rojo Amanecer te tienes que resignar a la mala calidad de las copias que quedaron. El 2 de octubre es como un tabú y Elena lo rompe todo. Entrevista a los que estaban a favor del movimiento, a los que no, a los que no tenían ni idea de nada. A los que lo traicionaron y a los que no. Los que huyeron y los que acabaron en la cárcel. Los periodistas que lo vieron. A todos los que pudo. 

Así que este libro que es más periodístico también es impresionante. Es el primero y el único (#VergüenzaSobreMiVaca) que he leído de Elena Poniatowska. Recomendadísimo, pero eso no hace falta decirlo. Si hice estas mini reseñas es para recomendar libros mexicanos que valieran la pena, no les iba yo a poner aquí a Carlos Cuauhtémoc Sánchez o a Trejo. No, puro libro de calidad.

6 de julio de 2016

Lo bueno, lo malo y lo absurdo de Orange is the New Black, season 4

Advertencia: este post tiene spoilers y no tiene spoilers bonitos. Tiene destripes, te cuenta el final, tiene imágenes que te pueden contar el final. Así que si no has visto la temporada 4 de Orange is the New Black y no quieres enterarte de nada, cierra esta pantalla. El que avisa no es traidor. Hay spoilers.


Yo estuve todo junio, absolutamente todo junio, marcando los días en el calendario, lista para el Día D... digo, el estreno de Orange is the New Black. Soy muy buena fan. Vi todos los trailers y me pregunté qué carajos estaban planeando los escritores (a.k.a hijos de puta). Me pregunté cuándo más lograría odiar a Piper por ser una idiota (respuesta: not enough). Y cuando empezó la temporada, la vi de un tirón, como se deben ver estas cosas. La vi más o menos en este estado:


Lo bueno


Las latinas, obviamente. Esta temporada estuvo bastante centrada en las chicas latinas que hasta ahora sólo habían sido un poco relleno en las tramas de Aleida, Daya y Gloria. Maria y Blanca brillaron especialmente, sobre todo Blanca, que ha pasado de ser la loca que hablaba con Diablo en el único baño funcional a una mujer que la verdad no me gustaría encontrarme por la calle. Me gusta. Y me gusta que hable español todo el tiempo. Me gusta la backstory de María, de Maritza y de Blanca. Mi favorita es la de María porque estoy muy enamorada de Yadriel y de ella. Y me gusta que la de Blanca y Maritza no tenga que ver con drogas, que parece que todo lo que hacemos los latinos en las series estadounidenses es ser la servidumbre, las mujeres locas y los capos de la droga.

Poussey y Soso. Ya se veía venir, pero es que son tiernísimas. Sobre todo Poussey, que es todo un cinnamon roll para estar en la cárcel y obviamente es de mis favoritas, como del resto de los fans. Me encanta que tengan una relación tan buena, con todo y sus fallos, pero es que yo ya estaba hasta la mismísima madre de lo poco sano de la relación entre Alex y Piper. Necesitaba lesbianas en una relación bonita. 


Lolly. Oh, dios mío, Lolly entera. Ya me olía yo que no estaba en sus facultades mentales, pero la verdad me da pena lo que sufre porque literalmente nadie se toma la molestia de ayudarla. Me pareció tierno que Healy hiciera un esfuerza con ella, pues en cierto modo le recordaba a su madre (y miren que Healy me parece un creepy). Lo que me parece más triste aun es que Lolly es sólo ficción, pero debe de haber personas allá fuera en su situación que no reciben ayudas suficientes y no se toma lo suficientemente en serio la salud de la gente, parece que sólo hay un montón de estigmas. En fin, espero que podamos volver a ver cosas de Lolly más adelante en la serie, porque la verdad es que Psych se me bastante... feo.

La serie muestra lo ridículo que es cada que alguien dice White Lives Matter. Porque, para empezar, ser blanco no hace que nadie te mate por serlo, no en Estados Unidos. Que lo haga, además, dejando en ridículo a Piper, me gusta más porque odio a Piper y necesito verla darse cuenta de su estupidez crónica.

Cada segundo de Frieda en pantalla. A ver, por lo que yo sabía, le había cortado el pene a su marido o algo así dijo en la segunda temporada. Y ahora sale como asesina. Cuatro asesinatos, probablemente más por la expresión que hace, preguntándose si la procesaron por asesinar a un policía con su propia arma. Necesito verla más en pantalla, de verdad. En serio, cada segundo de ella es completamente oro.

Judy King diciéndole a Luschek: "you're a white straight man, you don't get to be the victim". Literalmente el único segundo de Judy King que me gustó en toda la serie. Por lo demás, me pareció una persona exageradamente creepy, racista (o sureña típica, estoy como las chicas negras: indecisa sobre eso) y muy aprovechada. Y me dejó a Yoga Jones irreconocible. Dios. O sea que sólo me gustó cuando le dijo eso a Luschek.



Abdullah siendo genial, Cindy siendo Cindy, Suzanne siendo tan interesante como siempre, Taystee con una oficina y un reloj y Janae teniendo un poco de más pantalla. Esas chicas son geniales y las adoro, de hecho, adoro cada momento que tienen en pantalla y me gustaría que fueran muchos más. Mi favorita es Janae y cada que dice algo soy feliz. Estoy desde la primera temporada rogando que le vuelvan a dar importancia. Y ahora, con Abdullah, me gusta la relación que tienen todas con ella. En fin. 

¡Nicky mi amor! Desde que salió dos segundos en un capítulo donde salía Sofía, reviví mis esperanzas. Me encanta. Y que esté fuera de max me hizo increíblemente feliz, pero también me dio mucha pena que esté de vuelta en las drogas. Sobre todo me rompió el corazón cuando Red le pregunta qué ha hecho mal y cómo puede ayudarla. También soy muy fan de su amistad con Pennsatucky y la shippeo muy fuerte con Lorna. No puede ser sano lo suyo con Lorna, peor el shippeo es fuerte.

Lo malo


Donuts y Pennsatucky. El principio fue glorioso, sobre todo cuando Tiffany le dijo que sólo quería asegurarse de que no estuviera violando a Maritza y el muy cabrón ni siquiera había sentido que la hubiera violado. La intenta convencer de que le dijo que la quería, entonces ya no es una violación y ella le contesta de manera gloriosa que no se sintió diferente. Pero la cosa no quedó allí, sino que Donuts intentó redimirse. Y al final todo acaba en perdonarlo y una horrible escena en el último capítulo. No sé, siento que estaba todo tan bien hecho la temporada pasada para dejarlo como lo han dejado esta... Me dejó hasta incómoda. 

Todos los nuevos guardias. Los odio a todos, eso no es misterio. Especialmente a Piscatella y al sádico. Sólo me caían bien la mujer (no mucho, pero no era una idiota completa) y Bailey. Así que ahora sólo me cae bien a medias la mujer. Extraño a todos los antiguos, Pornstache incluido. En serio, Mendez queda como un angelito de Dios al lado del sádico y de Piscatella. Y créanme, odiaba demasiado a Mendez.

El MCC. Especialmente la que se acuesta con Caputo. Hace que acostarse con Natalie Figueroa sea mucho mejor. Los odio y necesito verlos caer, como jenga.


El maldito final. A ver, está escrito de puta madre pero me rompió el corazón. Y ya dijo Samira Wiley que le gusta que la gente esté enojada porque eso es algo que está pasando y que parece que nadie se da cuenta. Y lleva años pasando y la comunidad negra lleva años gritándolo. Así que es irónico que un personaje negro (y queer) tenga que morir en una serie para que la gente empiece a reaccionar. Pero como dijo Samira Wiley: está bien que estén enojados, ahora que enfoquen ese enojo en lo que de verdad está pasando. La muerte de Poussey nos jodió a todos sus fans, porque eran muchos. Sobre todo porque Poussey es uno de esos personajes que se merece todo lo bueno en la vida. Pero no es así. Y Bailey es un pobre idiota en el lugar equivocado que se ganó mi odio. Necesito verlo castigado, pero junto con él, también necesito ver caer al MCC (porque son los principales responsables). Me dolió el corazón ver a Taystee junto a su cuerpo, llorando. A Brooke en los brazos de Norma. A Janae de tan mal humor y tratando mal a todos los que le daban el pésame y dándole un golpe bien dado a una de las nazis blancas. El cabello de Abdullah en un intento de animar a Cindy y a Janae. Está escrito de puta madre el final, porque se nota que Poussey importaba, que no sólo es una muerte más. Y que el hecho de que ni siquiera digan su nombre haga que se desate un desastre en la prisión me encanta. 


En fin. Que sí, que ese final me dejó el kokoro hecho pedazos. Quiero volver el tiempo atrás y que eso nunca pase. Pero la vida sigue y espero que todos los del MCC se pudran en el infierno y sean obligados a caminar descalzos sobre legos. También necesito que el papá de Poussey tire Litchfield, ladrillo por ladrillo. 

Lo absurdo


Lorna, esa mujer es una caricatura. La verdad, a mí me parece muy creepy la manera en la que espanta a todos los hombres, porque justamente ella tiene la culpa. Quizá por eso me gusta con Nicky, las dos son unas cabronas. Pero bueno, a su pobre marido le deseo que no le vaya mal, aunque el hombre también es increíblemente patético. 


Piper creyéndose gagsta'. Piper haciendo cosas. Piper siendo inútil. Piper siendo racista. Piper creando un grupo nazi por idiota. Piper completa. ¿Quedó claro que la odio? Es sólo por si acaso. Es que viene un gangster de verdad y Piper se caga en los pantalones. (Por cierto, necesito que Stella vuelva a aparecer y le joda la vida a Piper porque los dos segundos que sale esta temporada, se nota que Piper la dejó jodida). 

Y creo que ya. Esta temporada no hay tanta absurdez. Ah, no, sí, Cindy diciéndole a los Janae que los negros también son racistas. Sí, es cierto, pero nunca a nivel estructural. Igual faltó clarificar eso porque he visto a mucha gente usar las capturas de ese episodio para todas las cosas equivocadas en el mundo. 

Y ahora sí, eso es todo. A esperar la temporada que viene


4 de julio de 2016

Recuento de los daños | Junio 2016

Yo estaba muy tranquila con mi bloqueo lector de mayo, sin ni siquiera intentar quitármelo porque esas cosas pasan y es mejor no forzarlas, además de que no leer no me afecta en nada cuando me acordé que muy probablemente yo estaría en la India a partir de agosto y ninguno de mis libros en físico (o casi ninguno) me iba a seguir hasta la India. Así que me puse a leer como si se acabara el mundo. Y no, mis días no tienen 30 horas (ya me gustaría que los tuvieran) y no tengo un giratiempos ni una TARDIS, aunque realmente me gustaría tenerla. Así que aquí va la lista de lecturas, sin contar audiolibros (porque esos los escuché, obviamente) ni comics (porque si no esto se hace eterno). Y por favor, antes de decirme que quisieran leer tanto como yo, recuerden que como cinco libros de aquí apenas si pasan de las 100 páginas porque me gusta leer muchos libros infantiles... y otros simplemente son pequeñísimos (excepto un par de tochos respetables).

El fuego en el que ardo, Mike Lightwood


Buena intención, mal libro. Intento de buena moraleja, quedó un poco agradable popurrí de drama. En fin, ya saben lo que opino de este libro. realmente espero que el autor siga escribiendo y que, por favor, por favor, por favor, pague una revisión extra de lo que escribe y esas cosas porque igual pueden salir cosas buenas... ¡pero esta no es una de ellas! O sea, la idea de fondo es decente y buena. La de fondo. Luego la cubrió de clichés, una redacción un poco (bastante) pobre y demasiado explicativa y todo se fue al carajo por un tubo. Ya leyeron mi reseña y bueno, hacen falta muchos más libros LGBTIQ en el mundo, pero si este es El Libro LGBTIQ, apaga y vámonos.

Una habitación propia Virginia Woolf


Virginia Woolf dice que una mujer necesita, para poder escribir en paz, una habitación propia y dinero. Es curioso para mí, que escribo en la sala de mi diminuta casa y tengo enfrente a la cocina, donde siempre hay movimiento. Pero al final del día tiene razón, porque siempre soy muy más productiva cuando estoy sola. Dejando de lado mis cavilaciones, fue la primera vez que leí a Woolf y me sorprendí bastante, me gusta como analiza lo que escribimos las mujeres (o habían escrito las mujeres hasta su época) y los consejos que da. Porque es cierto. Las mujeres no hemos hecho muchas cosas en el mundo pero no es porque no hayamos querido, es porque no hemos podido, no nos han dejado y hasta hace poco, la educación de la mujer era considerada un desperdicio. Buena lectura, aquí les dejo la reseña y el hangout en el que participé.

Hermano Lobo, Carla Maia de Almeida


Ay, que bonita es Ediciones el Naranjo. Adoro esa editorial. Creo que es mi favorita, pero no le digan lo mucho que le hago la pelota últimamente. Hermano Lobo es un libro impreso en páginas blancas y en páginas azules, nostánlgico y de alguien modo, un libro sobre la decadencia de una familia y el final de la infancia. Me agrada que temas como estos se traten en libros para niños, porque ahí es cuando más sincero y sencillo tienes que ser. No puedes adornar tu prosa con palabras inútiles que a los niños no les interesan y a la vez tienes que dejar claro el conflicto de la novela para que cualquiera lo entienda. Hermano Lobo me encantó, como ya lo dije en su reseña y lo recomiendo muchísimo. Además, me parece que es la primera vez que leo a una portuguesa.

El beso de la mujer araña, Manuel Puig


¡Este libro lo elejí yo para el club de lectura de La Noble y Ancestral Casa de los Black y es uno de los mejores libros que he leído en la vida! Ok, quizá exagero. Pero quiero que por favor piensen en cuántos libros hay escritos sólo con diálogos, sin ninguna descripción, ni nada por el estilo y los lectores pueden entenderlo todo, hasta lo que no vemos directamente. Este libro es de dos prisioneros en una cárcel argentina durante los años de la dictadura, que se la pasan platicando. Uno le cuenta películas al otro, se preguntan cosas, se hablan sobre sus vidas. Un libro precioso y que me encantó haber escogido. Escribí una reseña para recomendarlo por todo lo alto y pues se los recomiendo, qué más.

Ella trae la lluvia, Martha Riva Palacio


Otro libro precioso de el Naranjo. Sí, voy a seguir haciéndoles la pelota porque publican libros preciosos que a mí me encantan y así no se puede. Además, tuve la oportunidad de conocer a la escritora en la presentación del libro y es una persona muy agradable. Como quien dice, esta fue una lectura redonda. El libro viene con páginas naranjas e increíbles ilustraciones en donde, lo que más resalta, es el mar y los peces. Es un libro para niños que trata temás como la discriminación y la segregación, además de los prejuicios y como los aprendemos sin darnos cuenta. Por eso, y mucho más, es un libro maravilloso y que nadie se debería perder. Escribí la reseña, ya saben, porque el libro es preciosísimo.

Carol, Patricia Highsmith


¡Carol! Llevaba queriendo leerlo desde que la película estuvo nominada al Oscar y junio fue finalmente el mes en el que lo leí. Patricia dice, en el afterword, que tiene la impresión de que fue la primera novela publicada con una pareja homosexual (Carol y Thérese) que tenía un final feliz. Fue publicada al principio de los años cincuenta, cuando la mayoría de las novelas de esta temática tenían un final trágico, con suicidos, separaciones, vueltas al "camino correcto". Escribí la reseña para recomendarlo también por todo lo alto y espero que si no la leyeron en su momento, ahora sí le hagan un poco de caso a mi recomendación. 

Foro Rinascimento, María García Esperón


Este libro me lo regaló la autora porque fue publicado en Colombia, no aquí y obviamente María, a quien conozco desde que tengo trece o catorce años, es una persona increíble. Además, la portada también tiene a la Sibila Cumana que tiene uno de sus primeros libros, Sibila (no les quiero contar lo que sufrí yo para encontrar ese libro). ¿Alguien se acuerda de los foros de internet? Todavía existen, pero cada vez van quedando más en el pasado. En este libro, por medio de un foro, se comunican varias personas en todo el mundo y una joven en México, accidentalmente pone a varios en alerta por descubrir un misterio en los ojos de la Sibila. Es un libro entretenido, corto, misterioso y con varios personajes interesantes. Recomendado, si es que lo encuentran, que debe estar complicado.

Este que ves, Xavier Velasco


Otro de Xavier Velasco. Creo que ya nada más me queda un libro de él que no he leído pero que, si soy completamente sincera, no me quedan exageradas ganas por leer. Este me ha gustado porque es la historia de la niñez de Xavier y, como hijo único, entiende mis pedos mentales en eso de crecer en una casa sin quien jugar y con padres que pueden prestarte atención todo el maldito tiempo. Quizá a los que no sean muy fans el libro no les aporte absolutamente nada, la verdad, pero está entretenido, lo admito. Xavier era un poco odioso de niño y de adolescente (en La edad de la punzada), pero aún así lo quiero porque tenemos los mismos pedos mentales. Hice la reseña y todo.

Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe, Octavio Paz


En realidad este libro no es de este mes, sólo lo acabé en este mes. Leerlo me tomó desde enero hasta acá. No, no es broma. Mientras que la primera parte (historia de la colonia y contexto social de la Nueva España) se me fue rápido, igual que la vida de Sor Juana, el análisis literario me costó meses porque no soy experta en eso y todo me sonaba a chino. Pero recuperé el ritmo al llegar al ensayo de restauración y los últimos escritos de Sor Juana. Sor Juana Inés de la Cruz es una escritora que me encanta y Octavio Paz igual, así que el resultado de este libro es bastante bueno... pero sólo si te interesa Sor Juana de verdad; sino, te recomiendo que te alejes. 

El segundo sexo, Simone de Beauvoir


Otro libro que me tomó varios meses igual, pero ni lo había marcado como empezado a leer. De hecho, es porque leí la mayor parte en este mes, leyendo diario y constante al menos medio capítulo. El Segundo Sexo si es un tocho de respeto y hay quien lo considera la biblia feminista. Puedo entender por qué aunque, miren ustedes, Simone de Beauvoir no se consideraba feminista cuando lo escribió. Este libro es sólo un análisis de la mujer en la sociedad de Simone y una recapitulación que abarca gran parte de la historia mundial. La verdad, se lo daría a leer a todo el mundo. Pero quizá su cantidad muy respetable de páginas no es para todo el mundo, así que ya saben, leer con discreción.

Soma. La tumba de Alejandro, María García Esperón


Este libro también me lo regaló la autora y es de sus temas preferidos: los griegos, los romanos y las civilizaciones de aquella época. En una historia contada a dos tiempos (el pasado, la muerte de Alejandro) y el presente (la búsqueda del Soma), llena de enigmas y personajes complicados. Me gustó un poco más que el otro que me regaló la autora y no pude evitar compararlos porque los leí casi juntos, aunque cada uno resalta por sus propios méritos. En el caso de este libro, también está publicado sólo en Colombia y es tan feo porque se hizo un concurso de portada en varias escuelas y mi ejemplar, obviamente, todavía no tiene portada. Espero que el ganador sea precioso. Ya saben, recomendado si lo encuentran, porque no dudo de que sea difícil de conseguir.

Demonia, Bernardo Esquinca


¡Un libro de cuentos de terror mexicano! Sí, mi emoción es de verdad. Y además lo tengo firmado porque conocí a Bernardo Esquinca y es realmente un tipo genial. Pero bueno, a Bernardo Esquinca lo conocí como por abril y a estas alturas del partido apenas voy leyendo el libro. Es el segundo que leo del autor (el primero fue Mar Negro) y no puedo más que decir que realmente me encanta ver un soplo de aire fresco en la literatura de terror mexicana. Ya. Bastante tengo de Carlos Trejo y Cañitas y que me intenten vender que esas basuras eran terror. Pero esto sí lo es, de verdad; había cuentos en los que podía sentir como se me erizaba el cuello. Recomendado

El eterno femenino, Rosario Castellanos


Este libro es la lectura conjunta de este mes que realicé con otras chicas y es una obra de teatro. Perdí la cuenta de cuando fue la última vez que leí teatro y creo que fue con Oscar Wilde y la importancia de llamarse Ernesto. Obviamente, leerlo no es lo mismo que verlo, pero igual esta obra es magnífica y puesta en escena debe de ser una preciosidad. Iría a verla si la anunciaran en cualquier lugar de la Ciudad de México en algún futuro cercano. En fin, debo decir que Rosario Castellanos hace una crítica a la mujer de su época y a las pocas opciones que tenía usando una buena sátira. Muy recomendado. Yo lo compré baratísimo porque lo edita el FCE (aunque también hay un pdf en la biblioteca feminista al que pueden recurrir si en su país no está el libro). 

Colaboraciones


Si llegaron vivos hasta acá, aquí les van mis colaboraciones en otros blogs, que ya saben que siempre las hay.

Plusbits Mx:


La hora del té: